Un nuevo restaurante en Taipei del Chef André Chiang refleja la visceral y primitiva imagen de su nombre “RAW”(crudo).

Una estructura de madera, de ángulos suave y esculpidos orgánicamente, da la bienvenida a los clientes,  una suave transición de la calles ruidosas y transitadas calles de Taipei a un tranquilo e íntimo salón del resturante. Una gran escultura central que destaca en el espacio.

La madera se convierte en el gran hilo conductor del local y la comida la gran protagonista.

 

Arquitectos: Weijenberg
Fotografía: MWPHOTOINC