El arquitecto Timothee Mercier de Studio XM ha convertido una granja rural francesa en ruinas en un refugio para sus padres.

La residencia está situada en una pintoresca parte del sureste de Francia que cuenta con viñedos, campos de lavanda y pintorescos pueblos.

Más que una simple reconstrucción, esta casa fue imaginada como una renovación“, explicó Mercier. “Respetando las limitaciones estéticas y los deseos de los clientes, la casa fue diseñada para ser un refugio íntimo enterrado en las colinas, que respetara el lugar y la historia arquitectónica de la región“.

Reforma de una granja rural francesa en ruinas en un refugio

La vivienda reformada se asienta sobre estructura del edificio de la antigua granja y se ha mantenido en gran medida en las mismas proporciones. Par el cambio se han utilizado piedras de la obra original para formar la nueva fachada de la casa. Y para el tejado se ha utilizado una mezcla de tejas verdes y rojas, algunas de las cuales tienen más de 30 años.

En su interior un amplio espacio abierto resaltado las paredes y el espacio. “Decidí desde el principio infundir a la casa las cualidades monásticas de sus alrededores“, dijo Mercier. “El proyecto trató de mantenerse alejado del alboroto y el desorden – flexible y abierto a la interpretación de la intimidad por parte de la gente”.

Reforma de una granja rural francesa en ruinas en un refugio

El color que predomina es el de la madera, subrayado por la rotundidad de los muebles y en contrate con el blanco de las paredes. El toque de color lo proporcionan un par de taburetes. Esta paleta de colores y de materiales en tonos claros de la planta baja continúa en la de arriba.

Arquitecto/ Timothee Mercier
Studio/ XM
Fotografía/ Simone Bossi
Vía/ www.dezeen.com