El arquitecto londinense Russell Jones ha diseñado una casa ubicada en Tottenham (London), que se asoma desde detrás de la pared de ladrillo de un antiguo edificio victoriano.

Se ha transformado la dependencia, que a lo largo de los años ha servido como cervecería, establo y taller, en una casa de dos dormitorios. Dentro de los límites de la estructura de ladrillo, se instala la estructura de madera de dos pisos de la casa. Utilizando los cimientos existentes, el edificio de dos plantas con estructura de madera se eleva por encima de la envolvente de ladrillo de contención. Esta estructura de madera ocupa la mitad del espacio, mientras que la otra mitad se ha utilizado para crear un patio privado de entrada al que se abre la vivienda.

«Mientras que la nueva forma sigue el perfil del predecesor victoriano, la elección de nuevos materiales permite que el edificio existente siga siendo claramente legible, sigue siendo una parte integral del proyecto», afirma el arquitecto londinense.

«Hay una distinción entre el nuevo edificio y la estructura de ladrillo existente, y un contraste entre la expresión de fuera y dentro.»

La fachada está revestida con láminas que han sido acabadas en negro mate para lograr un acabado integrado dentro del proyecto y subrayar el contraste entre el interior y el exterior. El proyecto fue diseñado para ser construido usando materiales disponibles en el mercado local y que pudieran ser obtenidos fácilmente. Así todos los elementos de construcción, salvo las ventanas se fabricaron in situ utilizando el patio existente como taller.

Internamente, se utilizaron tableros de pino para paredes internas, gabinetes y puertas. Los picaportes de madera torneados a mano introducen un nivel de delicadeza dentro de la construcción ya de por si sencilla. Las superficies crean una atmósfera interior suave en contraste con el exterior.

Arquitectos/ Russell Jones, Hannah Guy, Joseph Little.
Fotografía/  Rory Gardiner