Museo Nacional de Arte Romano / Rafael Moneo / Mérida (Badajoz)

La obra maestra de Moneo bebe en las fuentes clásicas para crear un espacio de grandes muros paralelos de ladrillo en los que se abren arcos de las mismas dimensiones que el Arco de Trajano. Su contenido y actividades orbitan en torno al periodo romano, en el que se centra la exposición permanente. Las colecciones del Museo Nacional de Arte Romano se centran casi exclusivamente en objetos hallados en el yacimiento emeritense. Fue inaugurado el 19 de septiembre de 1986.

Moneo es un arquitecto español y el primero que ha sido galardonado con el Premio Pritzker de arquitectura. Atrajo rápidamente el reconocimiento internacional y el Museo Nacional de Arte Romano es la obra que marcó el principio de un periodo fructífero de la producción arquitectónica española, que pasó a captar la atención de arquitectos y críticos de todo el mundo.

Toda la arquitectura del edificio se encuentra ligada al contenido que expone y a la cultura que referencia. Una compleja concepción arquitectónica en conexión con la arquitectura del pasado, rica en asociaciones históricas y con modos constructivos muy próximos a los romanos. El Museo Nacional de Arte Romano es un complejo dividido en dos partes, conectadas mediante una pasarela. En el primer espacio se sitúan los servicios y el área administrativa, mientras que la segunda área, mucho más monumental, se destina a la exposición permanente, repartida a lo largo de tres alturas.

El edificio está construido en hormigón, aunque sus muros se encuentran revestidos de ladrillo, aparejado como usualmente lo hacían los romanos.

El Museo Nacional de Arte Romano se integra dentro del Conjunto Arqueológico de la ciudad de Mérida, declarado «Patrimonio de la Humanidad» en 1993 por la Unesco por su gran interés histórico y monumental.

En la actualidad, el Museo Nacional de Arte Romano recibe un elevado número de visitantes, y es uno de los más importantes museos arqueológicos de ámbito nacional.