El arquitecto japonés Makoto Suzuki ha diseñado su propio espacio de trabajo. Una serie de edificios entrelazados espacios de vida y trabajo, un retiro de fin de semana, una oficina y estudio de escultor.

El exterior de la Casa ha sido cubierta uniformemente con tablas de madera verticales sin pintar para que se mimetice con los árboles del entorno. Paredes acristaladas y un techo inclinado estilo clásico en el área común ofrecen vistas envolventes del bosque a medida que cambia con las estaciones. Una estufa de leña instalada en una esquina la mantiene acogedora durante los meses de invierno.

Los cambios de nivel y los espacios interconectados son una manera de crear residencias que pueden acomodar la vida en común y crear espacios distintos. Conectadas por escaleras para sentirse conectados incluso mientras vivían y trabajaban.

Casa Tokiwa
Fotografía/  Koji Sakai

VÍA/ dezeen.com