El estilo rústico se reinventa con materiales sofisticados y piezas de diseño contemporaneas, para espacios cálidos, relajados y muy chic, que trasladan el encanto de lo natural a toda la casa.

Estas reglas de estilo se pueden aplicar tanto para una casa en el campo como para una vivienda en la ciudad, una decoración de interiores que permita disfrutar de una vida tranquila allí donde estes. Los clásicos que funcionan en el estilo rústico, piedra, madera con acabados y texturas naturales, bambú, ratán, ceramicas, piezas artesanales frescas y naturales.  Un elemento fundamental es la luz natural que debe ser un protagonista aliado de los colores naturales como el blanco y el beis sin olvidarnos de los estampados de flores.

Respecto a los materiales apuesta por la combinación, mezclando un suelo o una pared de piedra o madera con muebles de diseño, dando un toque de estilo a los interiores más rústicos, sin perder identidad. Sin abusar de los escesos de adornos apostando por la sencillez y la luminosidad en busca de lugares frescos y naturales.