Una antigua fábrica a las afueras de Kortrijk en Bélgica se convierte en un Loft donde la luz, la líneas curvas y el espacio son los protagonistas.

Es posible imaginar que una antigua fábrica sería un espacio oscuro y sombrío, pero nada más lejos. La luz del día entra a través de cuatro ventanas verticales en la esquina del espacio. Las superficies onduladas capturan la luz y permiten que la transición de la luz a la sombra se realice de manera suave. Un espacio singular por las variaciones de líneas suave que permiten la continuidad, curvas que juega y guían la luz del día en todo el espacio.

Loft2

Loft4

Loft3

Arquitectos/ Graux & Baeyens Architects
Ubicación/ Kortrijk, Bélgica
Año Proyecto/ 2015
Fotografías/ Luc Roymans Photography

Vía/ plataforma arquitectura