El diseño de la Casa Ori crea entornos dinámicos que actúan y se sienten sustancialmente más grandes. Ori deriva su nombre de “origami”, el arte japonés de doblar papel para crear objetos hermosos y notables.

Se puede vivir en viviendas de pequeñas dimensiones y todo ello gracias a un concepto: guardar aquello que no utilicemos. Esta genial idea nació en 2014 de la mano del prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology) como un proyecto experimental bautizado como CityHome y se ha convertido en una realidad de la mano de Ori Systems.

La casa Ori se compone de una serie de muebles conectados que, dependiendo de la configuración, presentan un dormitorio, un estudio, salón, y por descontado, cocina y baño. Con solo tocar un botón, la configuración de la cama de tamaño completo se transforma para ofrecer un dormitorio, una oficina y una sala de estar a gran escala. La cama retráctil ofrece tanto una oficina como un armario con abundante espacio de almacenamiento.

Una espaciosa sala de estar se convierte en una cómoda habitación, un vestidor o una oficina, y todo lo que puedas imaginar.

 

Vía/ www.orisystems.com